Presupuesto 2022: aseguremos las buenas noticias - DMA Advisory
17575
post-template-default,single,single-post,postid-17575,single-format-standard,editorskit-live-previewer,bridge-core-2.7.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
 

Presupuesto 2022: aseguremos las buenas noticias

Presupuesto 2022: aseguremos las buenas noticias

Noviembre es un mes que se suele destinar en las empresas para la elaboración del presupuesto anual. La verdad es que nunca fue tan importante como en este momento. Cabría preguntarse, ¿también en momentos de tanta incertidumbre? Y hay que responder: “todavía más” en estos casos.

Son momentos de pocas certezas para las empresas. Con incidencia absolutamente desigual para unas y otras. Luego de un conjunto de años relativamente tranquilos, la post-pandemia sigue revolucionando el comportamiento de los mercados y condicionando la actuación de las administraciones.

Es ahora, más que nunca, cuando es fundamental contar con un instrumento que ayude con el control interno de nuestra gestión.

Escenarios posibles

Los presupuestos son imprescindibles porque no se trata de hacer un contrato de obligatorio cumplimiento. Es una orientación para la distribución y el control de ingresos y gastos. Sin una guía anual y trimestral, nos situamos en el terreno de la adivinación.

Cuando un presupuesto no se cumple tal como habíamos planeado existe la figura de las desviaciones, y las desviaciones es, simple y llanamente, información para ser abordada en el momento en que se presenta.

Un recurso fundamental para moverse en tiempos de mucho cambio es manejarse sobre escenarios. Ante la incertidumbre cabe plantearse escenarios posibles, considerando cuando menos necesario plantearse dos:

1. Un escenario pesimista.

2. Un escenario más optimista.

En ambos casos debemos estar preparados: para escenarios favorables o menos favorables.

Herramientas para prepararnos

Hemos hecho nuestros deberes, en anteriores publicaciones de nuestro blog hemos hablado sobre las tres herramientas que son imprescindibles para situar a la empresa en el mercado.

1. El análisis Pestel: Pestel es el acrónimo con los aspectos que se analizan con esta herramienta: Políticos, Económicos, Socio-culturales, Tecnológicos, Ecológicos y Legales. Este estudio ofrece una metodología para conocer el entorno determinante en el plan estratégico de una empresa.

2. Las cinco fuerzas de Porter: Este es un modelo creado para analizar el entorno competitivo de la empresa y, sobre su base, decidir en qué aspectos es mayor el valor aportado y su competitividad. Persigue medir el impacto de las fuerzas del mercado en la organización. Aunque estas fuerzas debemos ampliarlas con el conocimiento completo de nuestros stakeholders.

3. El análisis DAFO: es “el análisis de las: Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades. DAFO, en las que nos encontramos. Forma parte del análisis interno y externo que necesitamos hacer para conocer dónde estamos situados. Permite analizar a la empresa desde sus capacidades internas.

El conocimiento realista y con datos del mercado es fundamental para platear un presupuesto útil para el control interno.

Cada uno de estos estudios es distinto según los diferentes sectores empresariales, pues en la complejidad del mercado juegan fuerzas en todas direcciones. Un factor que definitivamente es vital tener en cuenta: debemos basarnos en datos lo más objetivos posibles. Evitemos los peligrosos juegos de opinión o intuición, en este caso no tocan.

Análisis interno y objetivos estratégicos

Cuando hacemos un presupuesto anual para la empresa, junto al conocimiento de nuestro mercado, y de nuestras fortalezas con relación a él, contamos con dos factores importantes:

1. Objetivos del plan estratégico. Basándonos en los datos, como hemos comentado antes, toca conocer qué objetivos pueden motivar el trazado del presupuesto. Qué vamos a querer alcanzar y cómo hemos de disponer los recursos para alcanzarlos.

2. Conocimiento de nuestras cuentas de ingresos y gastos. Cuando hacemos un presupuesto, ya no trabajamos sobre la base de la adivinación. Hacemos presupuestos cuando ya tenemos una idea de la tendencia de crecimiento que observamos, conocemos los recursos necesarios para alcanzarlos y podemos establecer en el Plan estratégico de què manera podemos hacer crecer esta tendencia.

Voilá! Nos encontramos ante la información fundamental para hacer nuestro Presupuesto Anual 2022. Pero, ¿por qué es un presupuesto para las buenas noticias?

Buenas noticias

Es un presupuesto para cosechar buenas noticias porque si trabajamos sobre la base de un escenario conservador, en el que contenemos el gasto, renegociamos costes, con el mínimo de deuda, intentamos abrir líneas para aumentar ingresos y reservamos para ahorro y fondo de emergencia, (¡IVA aparte!) podremos afrontar con más seguridad las eventualidades y las sorpresas que el mercado está arrojando constantemente a las calles.

Con un escenario conservador, respiraremos aliviados con cada superavit, coste cubierto, financiación no requerida o meta alcanzada.

El presupuesto es un instrumento vital para cumplir los objetivos del plan estratégico.

¿NECESITAS RELANZAR TU EMPRESA? QUEREMOS COLABORAR CONTIGO

Preguntas Frecuentes