La táctica de los pequeños objetivos - DMA Advisory
16990
post-template-default,single,single-post,postid-16990,single-format-standard,bridge-core-2.5.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-24.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive
 

La táctica de los pequeños objetivos

Pared con la escritura productividad

La táctica de los pequeños objetivos

Nunca dejaremos de planificar de acuerdo con una importante meta que guía nuestra actividad. Pero en estos tiempos de tantos cambios una técnica necesaria es la de adoptar la táctica de los pequeños objetivos. Cambios en la tecnología y en el entorno económico y social en que nos desenvolvemos nos llevan a ello.

La manera en que nos enfrentamos diariamente a nuestros objetivos va evolucionando muchas veces a causa de las nuevas tecnologías. Las nuevas tecnologías transforman nuestra atención y manera de interactuar con el entorno acelerando procesos, creando formás más directas, rápidas y eficientes para solucionarlas. Además, los cambios en el escenario económico y social en que transcurre nuestra actividad, también influyen.

El 2020 supuso un cambio sorprendente en ambos aspectos transformadores de nuestra manera de funcionar. Los inputs que nos ofrecen estos cambios debemos tenerlos muy presentes: nos hemos hecho más digitales y las condiciones del medio en que nos desenvolvemos no podrían haber tenido un cambio de hábitos más radical.

¿Qué supone lo digital en la planificación de nuestros objetivos?

Las métricas tan presentes en el trabajo de gestión de una empresa nunca han estado más al servicio de los emprendedores. La medición en tiempo real es una realidad para una inmensa cantidad de entradas de información necesarias en la toma de decisiones.

Con el aumento de las telecomunicaciones y el teletrabajo en tiempos de pandemia y la pronta generalización del 5G, los procesos de digitalización se aceleran. Hemos aprendido a tomar atajos, automatizar procesos y sistematizarlos.

Estas medidas ya no son una opción, pues en la medida que la sociedad se acelera estos procesos son necesarios para participar en igualdad de condiciones con nuestro entorno. Los medios para llegar mejor y de forma automatizada a nuestros objetivos están al alcance de cualquiera que tenga un dispositivo electrónico y una conexión a internet.

¿Qué supone el cambio de escenario en la planificación de nuestra estrategia?

Nunca se puede perder de vista que toda planificación obedece a un propósito. Sin un propósito en nuestra misión empresarial vamos sin norte y sin rumbo. Pero en las actuales circunstancias que siguen suponiendo una incógnita, por el cambio rápido de las circunstancias, debemos agregar el uso de las métricas en tiempo real para la toma de decisiones.

Tener conciencia del rumbo que van tomando los mercados es fundamental para orientar o si es necesario, corregir las tácticas necesarias que nos permitan cumplir con el fin último, que no es otro que nuestro propósito.

La automatización, que supone en definitiva la robotización de procesos ya forma parte de las condiciones mínimas para acceder al mercado.

Los pequeños objetivos en tiempos cambiantes

Ante muchas situaciones diarias podemos usar el sencillo método kaizen, es decir,dar pequeños pasos. Esto permite dar cumplimiento a un objetivo mayor. Pues bien, esta táctica gana enteros en las actuales circunstancias.

Con las herramientas que nos da la tecnología para medir y reconducir el entorno y nuestras acciones, podemos ser capaces de ajustar nuestras tácticas diarias de una manera profesionalizada.

No se trata solo de ajustar acciones, sino también de recalcular los procedimientos que son los que en definitiva permiten generar la “maquinaria” que pone en marcha nuestra generación de riqueza. Y esto vale para productos y servicios.

Constantemente los procedimientos cambian, encuentran atajos, formas de acelerar y con ello aumentar la rentabilidad de nuestras actuaciones. Y de esta forma, nos acercan más al logro definitivo: el cumplimiento de nuestra misión y propósito, el mismo que significa a fin de cuentas, el éxito de nuestro negocio.