Aligera la mochila - DMA Advisory
16746
post-template-default,single,single-post,postid-16746,single-format-standard,bridge-core-2.4.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-23.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive
 

Aligera la mochila

Aligera la mochila

Por David Martínez Alonso, @David_DMAA

Siempre se dice que hay que viajar con una sola mochila y lo que quepa en ella. Todo lo demás sobra, y es que cuánto más ligero es el equipaje, más lejos y más livianos llegaremos. Incluso podremos guardar fuerzas para otras necesidades y momentos.

La mochila al final resulta ser toda una metáfora, pues todos cargamos la nuestra a lo largo de la vida, nuestras vivencias y experiencias. Seguro que si miras la tuya, verás que te puedes encontrar allí cosas innecesarias. Siempre tendemos a llenarla de “por si acasos». No nos damos cuenta de que eso lo único que hace es introducir más peso y hacer que pueda con nosotros. A veces metemos tantas cosas que ocupa más que nosotros mismos.

La mochila de las empresas

Pues bien, eso mismo pasa en las empresas.  Mientras gestionamos las compras, los gastos, las inversiones, vamos añadiendo cosas que, muchas veces,desconocemos si son necesarias para nuestro viaje. Maquinaria, materiales, locales, personal… y también a veces quitamos de la mochila de la empresa, para llevarlas a nuestro patrimonio, creyendo que estamos en todo nuestro derecho. Pero eso tiene un nombre: descapitalización. Nos pesará ahora haber quitado a la empresa bienes que eran suyos. La razón es que pensábamos que nos pertenecían. En cambio hemos metido elementos que vemos que eran innecesarios.

Y es que antes de salir de viaje es bueno que planifiques las cosas que vas a introducir en tu mochila: las que sean las necesarias, las mejores y las que menos ocupen.

Hubo un tiempo en que nuestras mochilas sobrepasaban por encima de nuestras cabezas cuatro palmos. Un saco de dormir, la tienda, toallas, ropa, elementos para las comidas. Ahora todos esos productos se han reducido a su mínima expresión, de manera que siendo los mismos productos necesarios, ocupan menos e incluso son de mejor calidad y hacen mejor función que antes. Solo hay que pensar en todos los equipos contenidos hoy en un móvil sencillo.

Ocurre también que hemos aprendido a ir más ligeros, no vamos buscando tener tantas comodidades y en las empresas esa mentalidad se corresponde con procesos como la digitalización, el stock cero, y las contrataciones outsourcing, por ejemplo.

Y es que antes de salir de viaje es bueno que planifiques las cosas que vas a introducir en tu mochila: las que sean las necesarias, las mejores y las que menos ocupen.

Revisa tu mochila empresarial

  1. Planifica las necesidades reales para el nuevo viaje. Escríbelas en un papel y gestiónalas.
  2. Cuenta con las herramientas más eficaces y livianas. Las que te hagan el servicio necesario pero que ocupen lo menos posible. Puede ser bueno pensar ahora en externalizar y compartir.
  3. Reúne a tu equipo de trabajo y cuéntales que en este nuevo viaje las mochilas tendrán que ser conforme a las necesidades y los nuevos recursos.
  4. No partas hasta que estés seguro que tu mochila es lo suficientemente ágil para continuar el camino.
  5. Vete al camino con otros “mochileros” así evitarás la duplicidad de cosas innecesarias.

Es tiempo de aligerar tu mochila para poder continuar el camino lo más liviano posible en esta realidad que nos ha tocado vivir.

¿NECESITAS REPENSAR AHORA TU EMPRESA? QUEREMOS COLABORAR CONTIGO.