Todo tiene un pequeño comienzo - DMA Advisory
16910
post-template-default,single,single-post,postid-16910,single-format-standard,bridge-core-2.5.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-24.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive
 

Todo tiene un pequeño comienzo

Agua

Todo tiene un pequeño comienzo

El río Ebro nace en una pequeñita fuente en Fontibre,  un pequeño pueblo de la región  de Cantabria.  El día que fui a visitar este lugar me quedé sorprendido. De un reducidísimo caudal de agua que brota de una fuente, en una zona casi íntima,  surge el caudaloso río Ebro. Tras un largo recorrido en el que se va nutriendo del resultado de otras pequeñas fuentes, va tomando volumen e intensidad.

Al final, ese río que va tomando fuerza desemboca en el Mediterráneo, tras recorrer sus 930 kilómetros se convierte en el segundo río más caudaloso de España, después del Duero; o el segundo más largo después del Tajo; o el segundo más largo que desemboca en el Mediterráneo, después del Nilo. Es curioso, ocupa el segundo lugar, pero en tres aspectos bien importantes.

Sin duda el Ebro destaca, y todo ello ocurre a partir de una pequeña fuente que va cogiendo agua a lo largo de su caudal. Llega a ser navegable en algunos de sus tramos. En su comienzo es un pequeño paisaje maravilloso y rodeado de árboles, para finalizar antes de llegar al mar en un espacio amplio, el Delta del Ebro, que constituye una llanura formada por diferentes arenas, arcillas y llims depositados por el efecto de la erosión, el transporte y la sedimentación, todo ello antes de llegar al mar Mediterráneo.

Pues bien, el maravilloso río Ebro es fruto de un “pequeño comienzo”, al igual que pasa con nuestras actividades y empresas, que comienzan en algo pequeño y con el paso del tiempo y el trabajo se van transformando en un “gran río” que al final fluye en el mar. Y no hace falta ser el primero, se puede ser el segundo en muchas cosas que unidas nos darán nuestra relevancia.

El origen del río depende del deshielo de las montañas. El del ríoEbro del Pico Tres Mares. Y el deshielo puede ser el origen de una nueva empresas de nuestros conocimientos, formación, experiencias y acontecimientos de cada ejercicio económico. Sin duda este año nuestro comienzo será más irregular, debido a la pandemia, pero debemos pensar que siempre habrá un “pequeño comienzo” que finalizará en algo que crecerá con el tiempo y será más grande.

Y tú ¿ya has identificado tu pequeño comienzo en esta nueva realidad? Recuerda que aunque ahora tu caudal parezca pequeño, ya irá creciendo a lo largo de tus acciones, trabajo y tiempo, y volver a ser un gran río de nuevo.

David Martínez Alonso, @David_DMAAdvisory

¿NECESITAS RELANZAR TU EMPRESA? QUEREMOS COLABORAR CONTIGO

Preguntas Frecuentes