Recuperación en K - DMA Advisory
17463
post-template-default,single,single-post,postid-17463,single-format-standard,editorskit-live-previewer,bridge-core-2.7.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
 

Recuperación en K

La recuperación de la economía

Recuperación en K

Siendo serios, no es tiempo de echar campanas al vuelo. Es verdad que viene un tiempo con grandes oportunidades de trabajo para todos aquellos que se desempeñan en sectores como el digital, por ejemplo. O que han podido subirse a la ola de las nuevas oportunidades surgidas por el cambio en los hábitos sociales. Pero esto no será así para todos y hay que ocuparse de todos los que se llevan la peor parte.

El fenómeno que hemos vivido no es el resultado de un ciclo económico, sino de una especie de cataclismo mundial que ha cambiado todas las reglas y generado un tsunami de efectos en la salud, en la vida de los gobiernos y como no, en la economía.

La evolución de la ciencia y también, la propia evolución de los mecanismos económicos del mundo moderno ha podido paliar, en buena medida, efectos que podrían haber sido aún más devastadores. De hecho, lo continúan siendo, pero siendo optimistas, la capacidad de respuesta de la humanidad al fenómeno fue brutal. Particularmente, en la Unión Europea.

Ahora toca lidiar con las consecuencias del coronavirus. Los que se han quedado más al margen en esta recuperación. En un primer momento, nuestro primer impulso es arrancar con fuerza la actividad. Poner a circular el dinero, los bienes y servicios y por tanto, a reactivar el ciclo económico.

Sinceramente, creemos que España se dio bastante a la tarea en este verano que va terminando. ¡Bravo!, había ganas y dinero represado.

¿Cómo será la recuperación esperada?

Bien, ahora toca pisar tierra y entender cómo se va a dar el fenómeno de la recuperación, pues no será para todos igual. Los estudiosos de la macroeconomía han observado patrones en las formas de salir de una crisis. Y las han identificado con letras del abecedario.

Recuperación en V

El escenario deseado, pero a todas luces ya imposible. Consiste en un parón brusco y un arranque fuerte y ascendente de la economía.

Con la gran cantidad de sectores afectados, en especial comercio y turismo que han tenido que cerrar y que aún están en ese proceso, es imposible hablar de estar en una recuperación en V.

Recuperación en U

Hay una bajada fuerte, pero la recuperación es más lenta, al pasar por un período de reacomodo, de estar en números bajos para el conjunto de la sociedad. Y la progresiva fase de ascenso. Hay algo de esto en los actuales momentos, pero no describe del todo la situación.  

Recuperación en L

Es el peor de los escenarios, con una caída en picada y fase plana y lenta de recesión. Entendiendo la recesión como ese “período en el que se produce una disminución de la actividad comercial e industrial que comporta un descenso de los salarios, de los beneficios y del empleo”.

En este caso, la recuperación de indicadores como el empleo o el PIB puede tardar años. En estos momentos se está analizando la repercusión, que existirá, pero las fórmulas para abordar esta situación aún se estudian.

Recuperación en W

Se dice que la recuperación de la economía española de 2008-2009 dibujó esta grafía aproximadamente: un período de recuperación seguida de una nueva caída de la que por cierto, no nos terminábamos de recuperar aún en 2020 cuando se presentó la crisis sanitaria.

La “recuperación de doble caída” es normal en sistemas tan complejos como la economía mundial en el que los reacomodos constantes producen resultados dispares por sectores, regiones, y épocas. Los ciclos económicos pasan por diferentes períodos de recesión.

Recuperación en K

Todo parece indicar que nos encontraremos con este escenario, inédito, producto de la sorpresa que produce por donde pasa la crisis del COVID: saldremos de la crisis en forma de K y unos se verán favorecidos y otros no.

Los sectores favorecidos por los cambios de hábitos: digital, hogar, higiene, logística crecerán como en la parte superior de la letra, en V. Para los que dependían de la presencialidad como el turismo, la hostelería o el comercio alcanzarán cierres o recuperaciones más lentas y trabajosas. En muchas casos, directamente el cierre.

Nos encontramos en un escenario desigual en el que, una vez más, los recursos que tiene la economía para contribuir a evitar la pérdida de empresas insolventes o en crisis, será decisivo. Mucho trabajo por delante para terminar de superar esta crisis interminable. Esto no se ha acabado.

¿NECESITAS RECUPERAR TU EMPRESA? QUEREMOS COLABORAR CONTIGO

Preguntas Frecuentes