Factor clave: las finanzas - DMA Advisory
17561
post-template-default,single,single-post,postid-17561,single-format-standard,editorskit-live-previewer,bridge-core-2.7.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-25.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
 

Factor clave: las finanzas

Las finanzas son muy digitales

Factor clave: las finanzas

Cuando se piensa en montar una empresa, con un modelo de negocio en mente, surge como la necesidad siguiente su financiación. ¿Con qué capital contaremos? ¿De qué manera vamos a garantizar los flujos de efectivo necesarios? Esta necesidad acompañará a lo largo de la vida útil de la empresa, en unos casos más que en otros.

La gestión financiera nos revela los mecanismos que las ventas, la tesorería y las operaciones con proveedores y clientes nos pueden aportar. Es la llamada financiación interna. La que genera la propia actividad de la empresa.

La financiación bancaria

Pero tomando en cuenta la necesidad permanente de liquidez necesaria, sabemos que los bancos cuentan con mecanismos que hacen posible una gestión solvente. Son los casos en los que recurrimos a la financiación externa. Créditos, hipotecas, emisión de obligaciones forman parte de los recursos tradicionales que son usados para este fin.

Todos recordamos el peso que tenían las garantías que el cliente debía aportar como principal aval para la obtención del préstamo. Tras la crisis del sector bancario en torno al año 2008 y la enorme deuda que se acumuló y que llevó a la inestabilidad de este sector y de la economía, el proceso de concesión de préstamos ha variado sus condiciones.

1- El repago. Se analiza el plan de viabilidad y el modelo de negocio presentado, a fin de evaluar si se garantiza la generación de una tesorería suficiente para pagar la deuda financiera, es el principal en estos momentos.
2- Las garantías, que siempre son necesarias para avalar una operación.
3- La rentabilidad bancaria de la operación (el beneficio de la operación que pueda obtener el banco).

En ocasiones, las empresas utilizan para financiarse su propio Patrimonio Neto, es decir los activos aportados por los socios. Otras veces el Patrimonio Pasivo, que son sus propias deudas y obligaciones.

Más alternativas de financiación

Las nuevas formas de financiación han cambiado considerablemente. El fenómeno de las startUps ha impulsado el recurrir a las rondas de financiación en las que empresas emergentes recurren a inversionistas en busca de negocios de crecimiento explosivo.

La financiación no bancaria y la provocada por nuevos sistemas como el fintech cuentan con nuevas herramientas. Lo cierto es que la gama de posibilidades de financiar la empresa cuentan con nuevas herramientas, tanto en la banca como de tipo más alternativo, como:

  • Crowfunding y/o crowlending: Es el llamado micromecenazgo, financiación en masa que se ha multiplicado sobretodo a través de plataformas en internet. El crowlending es préstamo entre personas P2P peer to peer o de personas a empresas P2B peer to business, suele implicar muchas pequeñas cantidades y proyectos muy concretos. También está el crowdinvesting en el que no se invierte en un producto concreto, sino en toda la empresa.
  • Factoring, en el que una empresa o generalmente, una entidad bancaria asume las facturas de una empresa con necesidades de liquidez mientras se subsana la situación y con un plan de recuperación avalado por la tesorería de la empresa que lo demanda.
  • Business angels: es un individuo que toma sus propias decisiones para invertir en cualquier etapa de desarrollo de una empresa a propio riesgo y con las que no tienen ninguna relación. En España es complicado, pero en Estados Unidos es la principal fuente de financiación de empresas en fases iniciales.
  • Capital riesgo: son inversiones que entran a participar en modelos de negocio que ya están en marcha, que entran en bolsa, o que muchas veces en el entorno tecnológico ya apuntan claras posibilidades de rentabilidad. Los prestatarios pueden participar en la empresa o no.
  • Ayudas públicas: sociedades de garantía recíproca (Sogarpo), administración autonómica (Igape). Estas entidades no conceden fondos directamente, pero ayudan y/o facilitan el acceso de las empresas a la financiación de las entidades financieras.
  • Leasing, mediante el cual se contrata en alquiler un equipo necesario para el desarrollo de la actividad de la empresa.

Financiación digital

Lo cierto es que el juego de la financiación, con las nuevas herramientas que la digitalización está aportando ve surgir nuevos instrumentos. A través del blockchain y las criptomonedas se ponen en marcha más novedosas formas de obtener recursos para impulsar modelos de negocio explosivos y propios de la rapidez de las tecnologías.

Lo más curioso, es que estas novedosas formas de financiación abren el acceso a recursos cada vez más virtuales a pequeños empresarios. En España la llamada “desintermediación bancaria” o financiación alternativa a los bancos ha experimentado un boom en los últimos años. No resulta nada extraño.

Preguntas Frecuentes