Moneda en alza, la Calma - DMA Advisory
16536
post-template-default,single,single-post,postid-16536,single-format-standard,bridge-core-2.4.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-23.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

Moneda en alza, la Calma

Si hay una moneda que necesitamos hacer circular en este momento, esa moneda es la calma. Tenemos ante nosotros un nuevo desafío. Hemos demostrado con creces que somos capaces de reinventarnos y de retornar a la senda de la prosperidad. La verdad es que hemos estado bastante encaminados y depende de nosotros el seguirlo estando.

En el núcleo de toda crisis económica, la otra gran pandemia que puede llegar, hay un componente importante de subjetividad: la confianza. O la desconfianza, para ser más precisos. Se suceden situaciones que minan la creencia de que el futuro va a ser mejor, y la verdad es que este es un valor más importante que cualquier otra cuando de avanzar se trata.

Parece mentira, la mejor manera que podemos tener en este momento de avanzar es estar quietos. El famoso #yomequedoencasa. Sí, en estos momentos este mandato adquiere un valor exponencial. Por cada persona que se quede en su casa, exponencialmente son unidades, decenas y centenas de personas menos que se van a infectar.

Podrán salvarse más vidas valiosas para sus seres queridos, y los esfuerzos podrán estar en seguir trabajando para salir adelante como sociedad. Los mayores trabajaron por nosotros, lucharon y nos dejaron una sociedad que estamos malversando. Tan importantes son, que son el sostén de muchas parejas o mujeres solas que tienen que salir cada día a trabajar.

Por cada persona que se queda en casa menos recursos se van a tener que gastar en los hospitales, menos urgencias y ucis estarán saturadas. Menos clientes o usuarios dejarán de ser atendidos. Los jóvenes deben entender que hay que dejar a médicos y autoridades trabajando con las franjas de población más vulnerables. Ellos no suelen morir por el coronavirus, pero sus abuelos sí.

No nos va a matar el virus, nos matará una sanidad desbordada. Nos va a matar la insensatez si no asumimos la responsabilidad de quedarnos en casa. ¡Que sirvan para algo, por fin,  los móviles y las redes, mantengámonos a cubierto!

Por David Martínez Alonso, Consultor Ejecutivo de DMA Advisory, tomado de Linkedin

Tags:
,