Tesorería de urgencia en la empresa - DMA Advisory
16804
post-template-default,single,single-post,postid-16804,single-format-standard,bridge-core-2.4.9,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-23.4,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive
 

Tesorería de urgencia en la empresa

Tesorería de urgencia en la empresa

Un requisito indispensable para todo empresario que desee ejercer con rigor su tarea es saber cuáles son sus necesidades reales de tesorería. Pero una cosa es la gestión de estas necesidades en un período de relativa calma y otra muy distinta es hacerlo en la situación de crisis en las que nos encontramos ahora.

En este momento no vale con hacer un presupuesto de lo que se espera a tener o no. Para nadie es un secreto la situación de incertidumbre con la que debemos contar en los actuales momentos. Entre otras cosas porque no va a ser fácil determinar lo que se está vendiendo.

Veamos qué es llevar la tesorería al día

La situación de emergencia económica con la que estamos conviviendo, tras la llegada de la pandemia y su consecuente confinamiento, obliga a analizar la tesorería al día. Pongamos un ejemplo: tengo quince euros en mano en este momento, esos quince euros son lo que tengo. Además debo analizar lo que hay en el banco, las proyecciones y las obligaciones a nivel financiero: préstamos, créditos y otro tipo de ingresos.

La segunda parte de este tomar conciencia de mi situación es averiguar cómo puedo obtener tesorería, no solo como ingreso sino como menos pagos. Me explico, voy a tener que organizar como reducir y renegociar mis pagos, cómo pago a mis proveedores, y contar con lo que estoy cobrando realmente de los clientes. Las ventas que se cobran a seis meses no son las más adecuadas en estos momentos.

¿La razón? Porque puede que lleguen a los seis meses y no tenga garantías. Entonces tengo que garantizarme ventas que sean convertibles fácilmente en tesorería.

Vídeo creado para los #BitsEconómicos del diario especializado Economía en Galicia.

Facilitar la toma de decisiones

Primer punto importante al analizar las necesidades de tesorería, es tener en cuenta un concepto: nos manejábamos en términos de ventas y cobros. Como sabéis una venta y una compra no implican un movimiento monetario automático.

Debemos hacer un cambio de enfoque y centrarnos en la gestión de cobros y pagos. Porque esos son los que nos van a facilitar una gestión de tesorería. No podemos olvidar que el confinamiento ha cortado tres meses de tesorería. Ese ciclo monetario todavía no ha vuelto a funcionar. La tesorería se ha visto gravemente perjudicada.

De tal manera que cada empresa debe analizar cuál ha sido su pulmón de tesorería y hasta donde ha podido llegar, porque en caso contrario, puede llegar a una crisis financiera.

Gestionar la tesorería en tiempos de crisis

1. Si tenemos clientes que se van a materializar en cobros, tenemos que focalizarnos en este tipo de ventas. En este momento no es importante aumentar las ventas,

Es importante que sean fácilmente convertibles en cobros. Tenemos que considerar los cobros automáticos. Cobros inmediatos a través de bancos o efectivo.

2.La comunicación con nuestros proveedores y el desarrollo de relaciones de confianza y mutua colaboración. Porque habrá proveedores que nos pidan que paguemos cuanto antes. Pero es vital ahora no adelantar pagos contra cobros. Lo que no podemos hacer, en estos momentos, es que nuestros pagos sean mayores a nuestros cobros. Por lo tanto, es importante una comunicación fluida con nuestros proveedores para indicar que esto nos va a perjudicar a todos.

De funcionar como se recomienda en situaciones normales, iríamos a pedir financiación. Esa financiación generaría tesorería automática con cobros pero crecería nuestra deuda financiera. De hacerlor así la consecuencia podría ser más deuda.

Gestión al día de la tesorería

Con todas estas medidas, es indispensable que hagamos una gestión diaria, semanal y mensual. Estamos hablando de una política de piñón corto, poner en marcha el aparato económico con el esfuerzo que supone después de haber llegado casi a cero las revoluciones.

El largo plazo ahora no puede pasar de dos o tres meses. En definitiva, desde la empresa, estaremos acelerando y afianzando una gestión que contribuya a superar esta situación de crisis. De paso, saldremos con unos buenos hábitos de gestión financiera para una gestión adecuada de nuestro emprendimiento.